Estética del cine



El texto representa, o trata de poner en cuestión, las características que los autores creen, son definitorios del carácter estético del cine, a través de un recorrido por sus especificidades, desde el montaje o la narración hasta el proceso de recepción por parte del espectador y el papel que este juega en ese proceso.

En primer lugar trata de definir el propio marco conceptual en torno al que se mueve el cine, destacando, su aspecto visual, pero también el papel esencial que juega el sonido en la propia obra cinematográfica.

En este sentido, no pueda dejar de recordar el fantástica libro de Michel Chion, que con ocasión de este trabajo, he recuperado de mi estantería, La Audiovisión, en el que plantea, que ver una película, es de igual manera, también escucharla, discrepando en algún punto con los autores de este libro, en el sentido que defiende que siempre ha existido sonido, incluso en el mal llamado cine mudo, y que siempre tuvo sonidos asociados en el momento de su proyección.

Otra de las cuestiones planteadas, gira en torno a la configuración y las relaciones del cine como un lenguaje, planteando algunas de las primeras aproximaciones a este hecho, que concebían el cine como imagen pura y que se verían superadas y contradictorias con la propia realidad de la aparición del cine sonoro.

Es evidente, que una vez superadas las primeras disquisiciones teóricas, respecto a la propia especificidad del cine como lenguaje, nadie duda actualmente de que el cine constituye un lenguaje propio y diferente del textual, y que está, muy vinculado al lenguaje propio de la imagen fija, el lenguaje visual, en este caso, hemos de hablar de un lenguaje audiovisual.

Uno de los aspectos que más interesante y recurrente me parece de los tratados en el libro, tiene que ver con la cuestión de la ficción, que según los autores, permanece presente, incluso en el propio cine científico y documental, ya que se persigue una visión, más allá de la pura mostración de una realidad, lo que reafirma el valor estético y artístico de algunos documentales o de uno de mis movimientos artísticos favoritos, como el videoarte.

No obstante, plantea la cuestión del espectador de manera limitada, respecto a las condiciones de proyección, tal y como se desprende de esta cita: “el espectador de cine suele ser un refugiado que trata de llenar una pérdida irreparable, aunque sea al precio de una regresión pasajera, socialmente reglamentada, durante el tiempo de una proyección” (p. 245-246). También centra su propuesta desde una perspectiva casi exclusivamente psicologista,

Los planteamientos de carácter psicológico y psíquico, respecto al papel y las diferentes implicaciones del espectador en la proyección cinematográfica, que plantea quizá presenten una carencia, a mi juicio, y sea la falta de planteamientos más propios de la estética de la recepción, y quizá, y sobre todo en los tiempos presentes, –en este sentido hay que entender el libro en su contexto original, escrito en Francia a principios de los 80, valorar más los distintos modos de recepción, de una película y los múltiples modos y formatos en que esta es recibida a día de hoy por el espectador, que dista mucho de ser en exclusiva la pantalla cinematográfica, aunque esto duela a algunos puristas, la realidad se impone, y debe ser objeto de investigación.



Blog author title

Ricard Ramon


Escribo como necesidad vital, investigo como pasión artística, fotografío como forma de definir mundos y escribir en colores, educo como forma de compartir esos mundos. Todo con la idea de crear nuevos mundos, dado que el mundo no existe.



Puedes seguirme en:







####

Escritor de filosofías de ficción posibles. Concibo la literatura, la fotografía y la investigación como una sola cosa en constante conexión. Investigo y doy clases de educación artística en la Universitat de València.

Últimos libros: